viernes, 27 de junio de 2008

¡Como tratar con jovenes que consumen drogas?

Hay muchos adolescentes que por simple curiosidad prueban la droga y gracias a Dios no lo vuelven a hacer. Pero para muchos de ellos, el hecho de probar qué se siente, es lo suficientemente agradable esa experiencia para provocar un deseo de seguirlo haciendo y posteriormente provocar una dependencia a esa sustancia.

Cuando tú veas a un adolescente que con cierta regularidad, una o dos veces por semana, está bajo los efectos de una droga o del alcohol, tú estás ante un adolescente que ya tiene problemas con el abuso de la droga.

Pareciera que muchos de los jóvenes hoy en día han perdido la batalla contra la vida, porque quisieron experimentar una sensación nueva, quisieron buscar una vida menos estresante y buscaron eso en la droga; dijeron “nada más lo haré una vez, yo controlo su uso, yo sé cómo usarlo, la droga no me va a gobernar a mí”.




Habitualmente los que abusan de alcohol o drogas siempre minimizan la cantidad real de lo que han usado, la disminuyen para que parezca algo pequeño lo que están haciendo o lo que están consumiendo, pero están mintiendo.

Cuando un adolescente está bajo esa conducta de ocultar y mentir sobre lo que está haciendo, es un punto muy importante que debe ponernos en alerta y hacernos suponer que es un joven que ya tiene problemas con el abuso de drogas.

Otro punto importante que se refleja en la conducta de estos jóvenes es que empiezan a evitar a los amigos y familiares. Antes era muy amiguero y amistoso, le gustaba convivir con la familia y los amigos y ahora se vuelve evasivo, solitario e individual.

También los jóvenes que abandonan las actividades que solían disfrutar, como los deportes o pasar tiempo con amigos que no usan drogas, cuando dejan de participar en estas actividades también es un punto que debe ponernos en alarma porque es posible que ese joven tenga ya problemas con la droga.

Cuando el joven cree que necesita más de estas sustancias para divertirse, es un punto clarísimo de que tiene problemas con la droga. Creer que se necesita la droga para pasarla bien.

También los jóvenes que les gusta correr riesgos, como riesgos sexuales, o manejar bajo la influencia de alcohol o de alguna sustancia.

Cuando a un joven se le suspende de la escuela por un problema relacionado con el abuso de sustancias es un punto directamente clave y sospechoso de que abusa de drogas.

Y cuando el joven falta a la escuela porque tomó alcohol, o por ingerir alguna sustancia, también eso debe ponernos sobre aviso de que es un joven que ya tiene problemas con la drogadicción o el alcoholismo.
O cuando el joven se siente deprimido, desesperado o con tendencias suicidas es un último punto que debe ponerte en alerta para atenderlo, porque posiblemente tiene problemas con las drogas y el alcohol.